Maro es un pequeño pueblo del municipio de Nerja, en la provincia de Málaga en Andalucía.
Se encuentra al borde del mar Mediterráneo, junto al Paraje Natural Acantilados de Maro-Cerro Gordo y vamos a conocer sus calas para que disfrutes de una escapada de vacaciones a una parte de la costa de Málaga, increiblemente virgen.
Tiene una población de casi 800 habitantes y es conocida, además de por sus incomparables calas y acantilados, por el cultivo de frutos tropicales.
Los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, son un Paraje Natural entre los municipios de Nerja, provincia de Málaga y Almuñecar, provincia de Granada.
Entre estos acantilados, algunos con 250 m de desnivel, se han formado una serie de calas erosionadas por el mar.
Destacan las playas de Las Alberquillas y la Cala del Cañuelo que pertenecen a la provincia de Málaga y la de Cantarriján, de Granada, separandolas se encuentran las de la Torre del Pino, Peñón del Fraile, Cerro de la Caleta y Cerro Gordo.
Sus alrededores conservan una vegetación mediterránea de palmitos, tomillo, pinos piñoneros, lentiscos,  mirtos, alucemas, arrayanes, romero marítimo, lavanda y albaidas.
En la playa de la Alberquilla, existen especies interesante como la barrilla espinosa o la oruga de mar.
En la Torre del Pino, abundan especies típicas costeras como el matagallos, el hinojo marítimo, el asterisco amarillo y el espliego.
En cuanto al ámbito marino puedes ver la Posidonia oceanica, Cymodocea nodosa y Zoostera marina.
Entre la fauna propia de este espacio natural destacan la mariposa Bajá de dos colas, endémica de esta zona.
El camaleón es la joya de este lugar, algunos mamíferos como la gineta y el erizo y las cabras montesas que puedes ver bajar desde la escarpada sierra de la Almijara.
Entre las aves, viven y anidan gaviotas patiamarillas y otras especies de gaviotas, cernícalos, halcones peregrinos, currucas, petirrojos, charranes, tarabillas comunes y pinzones.
La fauna marina es espectacular, en sus aguas absolutamente límpias verás variadas algas, cangrejos, tomates marinos, mejillones y multitud de peces que nadan a tu lado.
En el área protegida, sobre los acantilados y frente al mar, verás varias torres de vigilancia del siglo XVI, la de Cerro Gordo, de la Caleta y del Pino.
Calas:
Cala del Cañuelo.
Pequeña y bellisima cala aislada con un valor ecológico único, que la hacen ser muy visitada por los amantes de la naturaleza. Es de dificil acceso, no está permitido bajar los coches pero tiene un excelente servício, solo en verano, de pequeños autobuses que te bajan a tí y a las cosas que lleves hasta la misma playa. Está durante todo el día haciendo este recorrido, hasta las diez de la noche.
Es una playa de arena guesa y algunas piedras, oleaje moderado o sin oleaje, no tiene servicios solo tiene un precioso chiringuito practicamente oculto entre árboles y plantas, perfectamente integrado en el paisaje y muy bien atendido. Es una cala muy protegida por su valioso fondo marino por lo que sus aguas están perfectamente limpias, te asombrará poder nadar entre peces casi en la misma orilla. Si exploras esta preciosa cala te sorprenderá.