En tus escapadas para este verano por el norte de España, durante los meses estivales de julio, agosto y septiembre, te recomendamos hacer un apartado en el tiempo viajero disponible para acercarte hasta Olite, en Navarra y a 42 kilómetros de Pamplona, uno de los pueblos navarros con un mayor patrimonio cultural y, por supuesto, bastante interesante de conocer, sobre todo por su impresionante Palacio Real.
El Palacio Real de Olite se construyó durante los siglos XIII y XIV sobre los restos de una antigua fortaleza romana y que actualmente esta zona, llamada Palacio Viejo, es la que ubica el Parador Nacional de Turismo “Príncipe de Viana”, precioso entre otras cosas por sus hermosos ventanales góticos, la torre de la Atalaya y la puerta principal de estilo renacentista.
En el siglo XV, el rey Carlos III el Noble, consiguió dar un gran impulso al palacio, construyendo nuevas dependencias de estilo gótico civil francés y convirtiendo el edificio en su palacio favorito.
El Palacio de Olite se ha convertido en uno de los conjuntos civiles góticos más importantes de Europa, acupando casi la mitad del casco urbano medieval de la ciudad y siendo declarado Monumento Nacional en 1925.

Cómo llegar