En nuestra ruta de enoturismo para este mes de septiembre o bien aprovechando, por ejemplo, los magníficos días viajeros que nos presenta el Puente del Pilar de este año durante el mes de octubre, os dejamos algunas sugerencias interesantes que podéis llevar a la práctica en vuestras escapadas fin de semana de estas fechas ya prácticamente de otoño. Y como hablamos de vinos, nada mejor que acercarse hasta La Rioja y visitar Haro, localidad emblemática del buen vino de la tierra. Allí, encontraremos muchas bodegas a cual más interesante; sin embargo, hoy vamos a pasaros un poco de información sobre dos de ellas: Las Bodegas Bilbaínas y las Bodegas Muga.

Las Bodegas Bilbaínas fueron fundadas como empresa familiar en el año 1901 y aún en la actualidad sigue regentada por la misma familia que la creó. Las bodegas cuentan con 250 hectáreas de viñedos propios que le proporcionan el 35% de su uva. Estos viñedos están situados en Haro (Rioja Alta), además de en Elciego y Leza (Rioja Alavesa). La venta de estas bodegas ascienden a unos 200.000 cajas de vinos, además de unas 29.000 cajas del vino espumoso Royal Carlton, ya con bastante antigüedad y solera.
Entre sus vinos se encuentra el Viña Paceta, un blanco seco, el Cepa de Oro, ya más dulce y el Brillante, un vino de color dorado, ideal para postres. También producen un clarete de buena calidad y en cuanto a los tintos, encontramos el Viña Pomal, un vino con mucho cuerpo y sus excelentes reservas muy cotizados.

 

Las Bodegas Muga se encuentran también en Haro. Al igual que la anterior, se trata de una empresa familiar creada en el año 1926. Según comentan los dueños de esta bodega, son los únicos vinicultores riojanos que emplean exclusivamente roble americano a lo largo de todo el proceso de fermentación y crianza. Cuentan con 28 hectáreas de terreno de viñedos que les cubre alrededor del 40% de sus necesidades de uva.
Los vinos producidos por las Bodegas Muga son de bastante palidez y ligeresa, aunque muy fragantes. El que suele ser más demandado es el reserva Prado Enea, un vino corpulento y oscuro, que nos recordará a los de Borgoña. Disponen además de vino blanco tradicional y de uno achampanado que han denominado Conde de Haro. Exportan sus vinos por Europa y América del Sur.