En estos tiempos en los que las escapadas de fin de semana con la finalidad de aumentar nuestra cultura del vino son cada vez más frecuentes, es bueno conocer un poco previamente a nuestros viajes esas hermosas tierras de La Rioja y como se ha ido desarrollando tan importante industria a lo largo de los años. Porque el conocimiento enológico nos hará, sin duda, disfrutar bastante más de nuestras vacaciones y escapadas de estos meses de otoño-invierno (septiembre, octubre, noviembre y diciembre), sobre todo aprovechando algunos de los Puentes que quedan hasta final de año, a la hora de visitar las regiones más relevantes en este terreno que tenemos en España.
La historia de La Rioja en relación al mundo del vino como lo conocemos en la actualidad da comienzo a finales del siglo XVIII o principios del XIX, al llegar a esas tierras la influencia de Burdeos, con la característica de la crianza de los vinos buenos en toneles de roble. En realidad, no fue hasta 1787 cuando comenzó a aplicarse por primera vez, llevando consigo malestar entre los trabajadores de la zona, al ver que se perdían muchos puestos de trabajo con esa nueva modalidad.
Fueron algunos aristócratas de la época los que, interesados en introducir reformas a la manera del Chianti de La Toscana, implantaron de manera difinitiva la modalidad de crianza que existe en la actualidad.
El marqués de Riscal y el marqués de Murrieta fueron los fundadores de las primeras bodegas comerciales de La Rioja en la era moderna, siguiendo el sistema de los chateaux de Burdeos. Estas dos bodegas aún hoy siguen empleando uvas de las comarcas vecinas. Comenzaron a embotellar los vinos y a comercializarlos en un buen momento, lo que hizo que estas dos bodegas cobraran una gran relevancia.
Gracias al ferrocarril, la localidad de Haro se convirtió en centro neurálgico del enorme auge que se estaba produciendo en esos momentos, hasta que la filoxera, durante los primeros años del siglo XX, se encargó de truncar muchos proyectos. Más tarde, la Primera Guerra Mundial y más adelante la Guerra Civil Española, frenaron enormemente el desarrollo de expansión normal que había existido hasta entonces.

Foto: Flickr

Cómo llegar