Se acerca el calor veraniego y si no somos especialmente amantes de la playa, una de las mejores opciones para una escapada en Junio con nuestra familia es pasar unos días en la montaña. Si lo que buscamos es un paraíso en la montaña, en España, uno de los parajes más bellos que podemos encontrar en los Pirineos Leridanos (Catalunya) es el Valle de Arán.

valle-de-aran-pirineos.JPG

El Pirineo Leridano comienza en La Seo de Urgel, dá nombre a ésta población su magnífica Catedral, de la que ya se habla en el siglo IX, seguramente que fué en sus inicios una fortaleza fundada en los tiempos de la Reconquista.
La Seo de Urgel, está regada por el río Segre, donde abundan las truchas y en sus riveras llenas de árboles y rincones con gran encanto donde pasar agradables momentos. Pueblo antiguo con callejuelas estrechas y rincones para pasear.Ultimamente estan adecuandose alojamientos rurales, lugares ideales para pasar unas estupendas vacaciones familiares.
Subiendo hacia Sort, nos encontramos las Salinas de Gerri en medio de Los Pirineos, bajando un poco vemos el monasterio de Santa María, joya gótica del siglo XII.
Sort, pequeño pueblo pintoresco con una calle central rodeada de árboles y las ruinas del Palacio de los Condes de Pallars.
Por carretera de montaña, llegamos a Rialp, lugar emblemático del turismo de invierno, donde está ubicado un Hotel de montaña y numerosos albergues.Entramos en el Puerto de la Boniagua, donde se alcanzan los 2.000 metros de altura, esta parte es árida y mineral, pero trás estas montañas nos espera El Valle de Arán.
El Valle de Arán está surcado por el río Garona, que nace en Noguera Pallaresa, aunque despues corre hacia Francia. En el Valle la naturaleza estalla en verdes prados, las casas forman lineas con sus tejados de pizarra que destellan con el sol, asomando de vez en cuando una punteaguda torre de iglesia. Todos los pueblos del Valle son parecidos en su estructura, y la capital de estos es Viella, con su magnífico Parador de Turismo desde el que se divisa un paisaje majestuoso. A 10 kms. está Salardú, tambien cerca están Gausach y Vilach.
El paisaje del Valle es impresionante, pues en todo su transcurso está flanqueado por altas montañas, sembrado de verdes prados y arboledas y salpicado de pequeñas iglesias Románicas.
El Valle acaba con el pequeño pueblo de Escuñau, pero antes de abandonarlo deberiamos hacer una visita a alguna de sus iglesias Románicas como San Clemente y Santa María de Tahull, Santa María y San Juan de Bohí.
En la cima de los montes hay grandes lagos, alguno de los cuales alimenta con sus aguas a ríos que corren por el valle.

En Valle de Arán en los Pirineos Catalanes es el lugar ideal para una escapada rural con nuestra familia, ya que encontraremos multitud de lugares con encanto, pequeñas casas y hoteles rurales para ecoturismo e infinidad de actividades para unas vacaciones realmente inolvidables sin olvidar que si lo planeamos con tiempo, nos puede salir bastante barato y económico, aunque ahora que estamos en Junio y nos acercamos a Julio, Agosto y Septiembre, las mejores ofertas y chollos de última hora pueden ir desapareciendo poco a poco. El Valle de Aran es un paraíso en la montaña que nunca olvidaremos

Más sobre una escapada a los Pirineos Leridanos

El Valle de Arán.
Comarca catalana en los Pirineos centrales, provincia de Lérida, España,
tiene unos 10.295 habitantes y su capital es Viella.
El Valle de Arán, un paisaje alpino de gran belleza, ha sabido conservar su arquitectura tradicional con casas de piedra, madera y tejados de pizarra, incluso las construcciones nuevas guardan este estilo.
La oferta hotelera es excelente y las actividades numerosas como esquí, baños termales, museos, visitas culturales, rutas románicas, golf, hípica, etc..
Su gastronomía es muy variada, con mucha influencia francesa, vasca, catalana y la própia del valle con una de sus recetas más famosas, la riquísima Olla Aranesa.
Son deliciosas y consistentes las sopas y estofados. Entre los postres los crêpes.
Lo mejor de su cocina, sus productos de calidad y naturales como frutos del bosque, fresas silvestre, frambuesas y la moras, además sus carnes y quesos.
Esta comarca utiliza tres lenguas, el aranés, el catalán y el castellano.
Su economía es tradicionalmente ganadera y forestal y actualmente el turismo de invierno y de verano, mueve la economía del Valle.
Los deportes de nieve, especialmente el esquí, tienen un merecido prestigio en La Vall d’Aran, con magníficas instalaciones, hoteles, alojamientos rurales, restaurantes etc. además de la estación de Esquí de Baqueira Beret el Valle de Aran es un destino turístico durante todo el año por su gran belleza natural, por sus actividades al aire libre y por los deportes de aventura.
Esta hermosas montañas están cubiertas de bosques, en las zonas de menos altura abundan las hayas y los pinos silvestres los abetos y los pinos negros ocupan las zonas más altas.
Las especies más protegidas que habitan el impresionante el Valle de Arán, son:
El oso pardo, la perdiz blanca, el quebrantahuesos y la lagartija aranesa.
La capital de la comarca del Valle de Arán es Viella que se encuentra a orillas del Garona, un bonito pueblo, importante centro turístico en un entorno natural espectacular. Una maravilla, un lugar precioso para pasar unos dias de escapada fin de semana de invierno.
Visitas:
Centro histórico medieval de Viella.
Restos romanos, en Casau.
Iglesia de Santa Eulària d’Arròs, gótica, en Arròs.
Iglesia de Sant Miquèu, estilo del románico al gótico.
Iglesia de Sant Martí d’Aubèrt, románica, en Aubèrt.
Santuario de l’Artiga de Lin, en Aubèrt.
Iglesia de Sant Pèir, románica, en Betlan.
Iglesia de Sant Feliu, románica con un retablo gótico, en Vilac.
Iglesia de Sant Tomàs, románica, en Casarilh.
Iglesia de Santa Maria en Arties, románica.
Iglesia de Sant Pèir, románica, en Escunhau.
Iglesia de Sant Pèir, románica, en Betren.
Iglesia de Sant Martí, gótica, en Gausac.
Iglesia de Sant Llorenç, románica, en Mont.
Iglesia de Sant Esteve, románica y gótica, en Montcorbau.
Iglesia de Sant Roc, románico, en Vila.