Tarragona, para unas vacaciones fin de semana tranquilas

tarragonaramblanova.jpg

Este tipo de escapadas puede hacerse desde el sábado por la mañana hasta el domingo a mediodía. Ya el domingo por la tarde iniciaremos el viaje de vuelta a casa para el lunes estar recuperados para integrarnos al trabajo. Seguro que el encanto de Tarragona y toda la magia que desprende hará que nos resulte difícil desconectar una vez que la hallamos conocido. Además, si el viaje lo hacemos con nuestra pareja, seguro que se nos hará inolvidable.
Cuando lleguemos a Tarragona, lo primero que haremos será acercarnos hasta el hotel que tengamos reservado, dejar el equipaje y descansar un poco antes de comer.
Después de comer un paseo no vendrá mal y nada mejor que acercarnos hasta la costa. Si nos gusta la arqueología, en esa zona, a la izquierda podremos recrearnos en un grupo de ruinas romanas que nos resultarán interesantes.
Después de este paseo por la historia de Tarragona, tendremos dos opciones. Podemos volver al hotel y terminar la tarde dándonos un baño en la piscina, o bien dirigirnos al centro de la ciudad donde pasaremos un buen rato yendo de tiendas y haciendo algunas compras para el recuerdo.
Ya por la noche, nada mejor que elegir un restaurante íntimo y con buena cocina, en el que cenaremos y pasaremos un rato agradable y romántico. Si preferimos algo más rápido para comer, existen muchos bares en los que degustaremos una variada selección de recetas de la tierra. De todas formas, se aconseja no salir demasiado tarde a cenar, ya que a partir de las nueve y media de la noche se va haciendo difícil encontrar abierta la cocina de los locales públicos. Tras la cena, una copita en un buen pub y vuelta al hotel.
A la mañana siguiente, después de un buen desayuno, podremos pasear por el casco antiguo de la ciudad hasta el mediodía, visitar la catedral, que es una maravilla, comer en algún restaurante agradable e iniciar el viaje de vuelta a casa con un buen sabor de boca y con la sensación de haber disfrutado de una ciudad tan encantadora como es Tarragona.
Os dejo una reseña sobre la ciudad para que os orienteis mejor por ella.

LA CIUDAD
Si buscas tranquilidad, Tarragona es un lugar ideal para olvidarse del ritmo agitado de Barcelona. En cuanto lleguemos a esta antigua capital romana, sentiremos que el mundo de las prisas desaparece y sólo se mantiene Tarragona. La ciudad se encuentra pegada al Mediterráneo y cuenta con unas playas maravillosas, con olas suaves de espuma blanca en su cresta que constantemente se estrellan contra la orilla.

tarragonaanfiteatro.jpg

El casco antiguo de la ciudad cuenta con calles empedradas que están rodeadas por murallas romanas. Estos restos arqueológicos están muy bien conservados y llenos de ruinas romanas que hablan de otro tiempo. Resulta muy agradable sentarse y escuchar el viento que sopla desde el fresco verde-azul del mar. Incluso, con un poco de imaginación casi se pueden oír las voces de aquellos que una vez caminaron, vivieron y murieron en esta capital imperial.
Tarragona se encuentra a solo una hora y media de tren desde Barcelona, por lo que resulta una opción perfecta para escapar del agetreo de la ciudad para gozar de una escapada de fin de semana única, para poder pasear por sus calles empedradas y contemplar el horizonte lejano lleno de olas que se acercan a la playa.
Tarragona, capital de la provincia romana de Hispania, ha sabido conservar muy bien sus ruinas romanas. El Anfiteatro es, sin duda, una de las atracciones estrella, y merece la pena pasar algún tiempo paseando entre sus piedras. Está ubicado no lejos de la línea de costa y ofrece una clara visión del pasado romano de la ciudad. Es fácil imaginar los asientos de piedra llenas de espectadores ansiosos, esperando la liberación de los gladiadores, o escuchar el choque de metal y las aclamaciones de los exaltados habitantes de la antigua Tarragona. El telón de fondo del Mediterráneo crea un gran contraste con las escenas sangrientas que deben haber tenido lugar en el Anfiteatro.
Dentro del Anfiteatro de Tarragona se encuentran los restos de una iglesia, que fue construida dentro del Anfiteatro para conmemorar el martirio del obispo cristiano Fructuoso y sus dos diáconos, que fueron quemados vivos allí en el año 259.
De la misma forma que son interesantes para conocer en Tarragona las numerosas ruinas romanas, como el foro, parte de los muros originales y el Anfiteatro, también la catedral de Tarragona es una maravilla en sí misma. Es una combinación de dos estilos: románico y gótico. El interior del edificio tiene más de 100 metros de largo. El románico en el norte y el extremo oriental y el gótico en el suroeste. Si nos colocamos en su entrada principal podremos observar su blanca torre de piedra por encima de las calles de la ciudad, dando la impresión de ser mucho más alta que lo que realmente es.

playatarragona.jpg

Tarragona llega a alcanzar grandes temperaturas durante los largos días de verano, pero no nos preocupemos. Tarragona tiene varios kilómetros de playa que puede proporcionar un respiro durante toda la época veraniega. Cuando el calor aprieta, lo ideal es elegir un lugar agradable, colocar la sombrilla, extender la toalla y dejarse llevar.