Visitar Menorca es una gran idea si buscas algo especial para tu escapada de fin de semana, planifica tu viaje y disfrútalo.
Menorca, a lo largo de su historia, ha sido dominada por distintas culturas; fenicios, griegos, cartagineses, romanos, vándalos, visigodos, árabes, catalanes, franceses e ingleses vivieron en esta bella isla y aportaron su identidad pero antes que ellos, una cultura prehistórica única en el mundo, se desarrolló aquí y dejó las taulas, de piedra, que sólo se encuentran en este lugar.
Menorca es Reserva de la Biosfera, tiene unos parajes naturales muy bien conservados, de los mejor conservados en el Mediterráneo. Es un lugar único en todos los sentidos. Por la incomparable belleza paisajística, por su gente, por sus fiestas y tradiciones, su gastronomía,  sus pintorescos pueblos y, sin duda, por sus playas.
Tiene un paisaje rural tradicional muy rico y variado en el que viven especies de animales y plantas autóctonas de gran valor, algunos en peligro de extinción.
En sus 700 km2 de extensión contiene un parque natural, la Albufera des Grau, cinco reservas naturales, una reserva marina y  diecinueve zonas que son Áreas Naturales de Especial Interés, además de grutas terrestres y cuevas submarinas que puedes visitar.
Esta isla es un auténtico paraíso natural.
Las temperaturas más agradables son en los meses de mayo, junio y septiembre con temperaturas entre 21 y 26ºC, en Julio y Agosto hace calor y el invierno es templado.
Visitas:
Maó.
Capital de Menorca.
Alaior.
Cuna del queso menorquín. 
Castell.
Localidad con aire británico.  
Migjorn.
Pueblo muy tradicional. 
Ferreries.
Pueblo situadado entre colinas. 
Ciutadella de Menorca.
Ciudad histórica.
Sant Lluís.
Con herencia francesa.
La cocina de Menorca tiene sabor mediterráneo. Entre sus platos típicos hay que probar el queso de Maó, la sobrasada,
la coca , pastissets y formatjada y la caldereta de langostas.
Menorca tiene muy buena oferta de alojamientos, sobre todo en Ciutadella, al oeste de la isla, también en Sant Lluis, Alaior y Ferreries. Los hoteles y las actividades en las zonas turísticas están en aúge de abril a octubre, pero en Ciutadella y Mahón, están abiertos todo el año. también hay algunos hotelitos rurales.