Isla de Ré, Francia, con una población de más de 16.ooo habitantes.
La Isla de Ré conocida antiguamente como Isla de Rhé o Ré la blanca, es una isla pegada a la costa francesa, situada en el Océano Atlántico frente a La Rochelle, pertenece al departamento de Charente Marítimo.
La isla tiene 30 km de largo y 5 km de ancho, su superficie es llana y un puente de 3 km de largo la une al continente, es una estructura impresionante.
La Isla es un destino turístico muy frecuentado, está rodeada de bellas playas arenosas con una población  que cambia  de verano a invierno. Una zona de Francia preciosa para una escapada de fin de semana, también para pasar unos días de vacaciones en Semana Santa y aprovechar para conocer La Rochele y otros lugares de interés de esta comarca.
La isla tiene muchos carriles para bicicletas, bién señalizados y que te permiten paseos muy agradables, la gente no utiliza  mucho el coche, abundan los campings y los hoteles, restaurantes, grandes supermercados y todo tipo de instalaciones para divertirse.
Es agradable pasear por Saint-Martin, por el puerto, caminar por los muelles, por las tiendas etc.
Hay ostras cultivadas  y pescado fresco. Los mercados están abiertos todo el dia en las ciudades principales.
La capital del departamento es la ciudad de La Rochelle.
El puente lo puedes cruzar en coche, con peaje, y además tiene dos carriles en cada sentido para peatones y bicicletas, gratis, cuando cruces el puente y siguiendo como un kilómetro hasta la carretera que se adentra en el bosque de Rivedoux-Plage, verás una antigua abadía, l’Abbaye de Nôtre Dame des Châteliers.
Puedes seguir por un camino que llega a La Flotte-en-Ré, que es un pequeño pueblo de pescadores con un bonito puerto.
Cerca de aquí está St. Martin de Ré, preciosa capital de la isla con unas interesantes murallas y un puerto pesquero muy hermoso.
Pasando St. Martin y siguiendo el carril bici  por la orilla del mar, podrás admirar la bahía de Loix,
cerca está La Couarde en Les Marais de Ré, marismas que utilizan para cultivar mejillones, también Ars-en-Ré un pueblo en medio de las marismas con un pintoresco puerto.
Más allá de las marismas comienzan los verdes prados.
Puedes seguir hácia Les Portes-en-Ré y la Fôret du Lizay para visitar Phare des Baleines,
y admirar sus dos faros, el faro actual y el viejo faro, muy antiguo, tanto que en su origen se encendía una hoguera para avisar a los barcos.
Si vuelves por la orilla sur de la isla, por St Clément  y  St Marie de Ré puedes visitar los viñedos de la zona y la playa de Sablanceaux.
La gastronomía se basa en los productos del mar, las ostras cultivadas, el Coñac y el Vino generoso de Charentes que se elabora desde el siglo XVI, con una mezcla exquisita de aromas gracias a una doble destilación, lenta, en autenticos toneles de roble. Se sirve muy frio.