La marca turística de «La Ruta de los Pueblos Negros» en Guadalajara ya es una realidad, gracias al esfuerzo de las autoridades turísticas de la región y del excelente apoyo del gobierno español. Esta propuesta turística resulta sumamente interesante para escapadas y vacaciones de interior durante todo el año; sin embargo, para estos meses de verano (julio, agosto y septiembre) un viaje a estas tierras, bien sea en una escapada de turismo rural, para perdernos con nuestra pareja en una escapada romántica o en unas vacaciones relajadas en familia con niños, resulta muy recomendable y gratificante, dada la atmósfera de color y de paz que se vive en esas tierras.
Lo que le da encanto a esta zona, situada en las estribaciones de la Sierra del Ocejón o del Robledal, es la utilización de pizarra y roca caliza para sus contrucciones, particularidad que le ha dado desde hace mucho tiempo un aspecto muy característico y atractivo a la zona, hasta llegar a convertirse oficialmente en «La Ruta de los Pueblos Negros», que todos debemos conocer en alguna de nuestras escapadas de fin de semana o en algún Puente del año.

Cómo llegar