Hemos visto en esta serie como en Languedoc-Rosellón las posibilidades de ocio son casi infinitas: desde el descubrimiento del arte, la historia y la cultura de la región, pasando por las múltiples actividades turísticas para todos los gustos que se nos ofrecen, hasta los lugares de descanso y relax, donde podemos escapar del estrés de la vida diaria. En esta entrada, repasaremos las últimas, pero no por ello menos atractivas, opciones de esparcimiento que nos ofrece esta región del sur de Francia.

En invierno, podemos disfrutar de los placeres de la nieve de una manera diferente descubriendo los grandes espacios de los Pirineos o de las Cevenas con raquetas, con trineos tirados por perros o mediante el esquí de fondo. Entre ambas zonas, suman 18 estaciones de esquí, aptas para todas las modalidades: esquí alpino, snowboard, incluso buceo bajo el hielo, y podemos después relajarnos con sus fuentes termales naturales y en los muchos centros termolúdicos. El golf es otra de las opciones que podemos elegir para pasar nuestras vacaciones o escapadas de fin de semana. Con un clima soleado la mayor parte del año, la oferta de campos de toda índole es extensa y completa, tanto para el principiante como para el jugador experto.

En el Canal del Midi hay 240 km de rutas navegables, en los que podemos descubrir los paisajes de la región, haciendo paradas por el camino para recorrer los caminos colindantes en bicicleta o a pie y admirar las esclusas, entre las que destacan las de Fonséranes, construidas en 1697, el túnel de Malpas o los acueductos de Fresquel y Répudre. Se pueden alquilar barcazas a lo largo de todo el recorrido del canal y sólo es necesario el permiso de conducir de clase A (vehículos turismo) para pilotarlas.

Los trenes turísticos también son una de las mejores maneras de recorrer la naturaleza de la región. El Tren Amarillo de la Cerdaña lleva 90 años recorriendo la comarca catalana, a través de su recorrido entre montañas, que incluye 19 túneles y dos notables puentes: el viaducto de Séjourné y el puente colgante Gisclard. El tren turístico de Minervois parte de Narbona y realiza varias paradas: en el origen del antiguo delta del río Aude, en el yacimiento arqueológico de Sallèles-d’Aude, en Amphoralis, en el Canal du Midi, en Bize, en Cabezac, y en Oulibo. El tren a vapor de las Cevenas va de Anduze a Saint-Jean-du-Gard, a lo largo de 13 km por la garganta de Gardon. El tren turístico de Lamalou a Mons recorre el valle del Orb.

Fotos: Sunfrance.com
Para más información: Página oficial de turismo de Francia