La bella y misteriosa Marrakech, un lugar precioso para pasar el puente del Día de Andalucía sin alejarse demasiado. Antigua ciudad fundada por los bereberes hace 1.000 años, entre el desierto y el Atlas, un pueblo asentado desde hace miles de años en Africa, de origen desconocido aunque se especula que procedan del Cáucaso.
La historia de Marrakech comienza a finales del siglo X. Al princípio la ciudad estaba dentro de la Medina. Durante la Edad Media, varias dinastías, entre ellas los almorávides, hicieron de Marrakech un lugar especial, por su apuesta por la cultura, con excelentes pensadores y artistas, por la belleza y desarrollo de la Medina, por los avances en matéria de infraestructuras y comodidades para sus habitantes.
Fueron siglos de gran prosperidad, en los que se extendió y se dió a conocer una de las culturas más ricas y avanzadas de la historia.
Con el paso del tiempo Marrakech se convirtió en una ciudad de residencias de lujo, majestuosa, llena de vida comercial y artesanal, con gran riqueza artística y cultural, la llamaron “la perla del Sur”.
Marrakech tiene una buena oferta de alojamientos, desde los más hermosos hoteles y riads a casas de huéspedes, apartamentos. Te ofrece la posibilidad de gozar de un ambiente diferente. No lo dudes,  es ideal para estar cerca y al mismo tiempo disfrutar de una escapada de fin de semana o de puente en un lugar de exótica belleza. También para hacer compras y saborear su exquisitos platos tradicionales.
Para viajar por el país, es más fácil si tienes coche con el que desplazarte, te recomiendo que lo alquiles en Marrakech, Rabat, Casablanca o Essaouira, y además de conocer esta medina, hacer excursiones a los pueblos de los alrededores.
Visitas.
Mezquita de Koutoubia, construida en tiempo de los almohades, con una torre gemela de la Giralda de Sevilla. Así se llamaba a los libreros y calígrafos, Al-Kutbiyyine, que vivían allí en el siglo XII.
Este templo fué construido por orden del califa Abd al-Mumin Ibn
Plaza de Jemaa El Fna, llena de colores, aromas y música; plaza exótica y bulliciosa, llena de vida.
Jardín Majorelle, obra de arte creada por el pintor francés Jacques Majorelle, abierto en 1931, alberga unas 300 especies de plantas y árboles de todo el mundo.
Un jardín botánico único que se encuentra entre los más importantes de Marruecos.
El Mausoleo de los Saadies. Situado junto a la mezquita de la alcazaba. Fué construido en el siglo XVI por el sultán saadita Ahmed Al-Mansur. 
Los restos del Palacio Al Badi. Una belleza de la arquitectura del siglo XVI, construida por el sultán de la dinastía Said Ahmed Al-Mansur.
El Palacio Bahía. Su construcción concluye en 1900, por el Chambelán Ahmed Ibn Moussa, apodado «Ba Ahmad», compuesto por riads, bellos salones, patios, fuentes y jardines.
Hamman, los baños árabes.
Marrakech cuenta con variados ambientes, maneras de vivir, de relacionarse, distintas para los jóvenes, adultos, hombres o mujeres. También son distintos si es de día o es por la noche. A esto hay que añadir la gran cantidad de turistas que la visitan cada año, dandole un aspecto muy variopinto. Adaptarse, respetar las costumbres, las tradiciones, es importante, como es natural y lo agradecen.
El árabe es la lengua oficial de Marruecos, pero como en otros tiémpos el pais estuvo bajo el Protectorado francés, casi todos hablan este idioma. En el norte y en la zona del Atlántico, alguna gente aún hablan castellano.
Si aprendes algunas expresiones en árabe será muy apreciado por sus habitantes, que ven en esto un respeto a su cultura.