menorca.jpg

Menorca es una de las principales islas del archipiélago balear por muchos motivos que la convierten en un lugar obligado para una escapada de fin de semana en familia o para un viaje romántico donde prime la tranquilidad.
La isla de Menorca tiene concentrada la mayor parte de su población, unos 90.000 habitantes, en dos núcleos urbanos importantes, que son Mahón y Ciudadela. En el año 1993, la Unesco la declaró Reserva de la Biosfera, debidos a sus valores naturales y a su diversidad ambiental. Goza de un clima húmedo y durante el año no tiene temperaturas extremas.
La palabra Menorca proviene del latín y significa Minor y en ella se hablan dos idiomas oficiales: el castellano y el catalán. De todas formas, al tratarse de una isla muy cosmopolita, con seguridad iremos encontrándonos con gente de todos los lugares del mundo y escuchando sus respectivas lenguas.
Si debo destacar algo importante de Menorca. tendría que referirme a sus magníficas calas, pequeñas y escondidas, de aguas turquesas, donde podremos perdernos y olvidarnos del mundo que nos rodea, ya que aún la masificación turística no ha llegado a la isla, como sucede en Ibiza y Mallorca.
Las comunicaciones con Menorca son excelentes, sobre todo cuando llega el verano, que es cuando más gente acude a visitarla. Podemos realizar nuestro viaje en barco o en avión. Si optamos por el primero, a la isla llegan barcos desde Barcelona, Valencia y Mallorca; pero si preferimos hacerlo en avión, podremos llegar hasta el aeropuerto de Mahón, que está a solo cinco kilómetros del centro de la ciudad, con vuelos procedentes de Madrid y Barcelona. De todas formas, si preferís llevaros el coche, la única forma de hacerlo es viajando en barco, porque la autonomía que da llevar nuestro propio coche hace que pueda merecer la pena. Si llegamos en avión al aeropuerto de Mahón tendremos que optar por coger un taxi o un autobús que nos acerque hasta el centro, o bien contratar un coche de alquiler o una moto para movernos por la isla.
Menorca tiene mucho que ver, además de sus playas y sus calas, ya que cuenta con un apartado cultural importante. Si disponemos de coche propio o alquilado para recorrer la isla, una buena idea es dedicar un tiempo, además de para conocer Mahón, su capital, y Ciudadela, a recorrer y vivir un poco el ambiente de pescadores de sus pequeños pueblos. Tal es el caso de Binibeca y de Fornells. El lugar más visitado de la isla es La Naveta Des Tudons, a la que se considera el edificio más antiguo de Europa. También está Torrellafuda, una muestra importante de la cultura taloyótica. Y si nos gustan las vistas panorámicas y preferimos andar un poco, no dejemos de subir a El Monte Toro, desde donde apreciaremos y nuestra mirada podrá perderse por todo el contorno de la isla, incluso llega a verse Mallorca desde allí.
Otra forma de divertirnos durante nuestra escapada de fin de semana es alquilando un barco o si nos gustan los hipódromos, acercarnos y contemplar las carreras de trotones, muy características de Menorca.

gastronomia_menorca.jpg

GASTRONOMIA DE MENORCA
Menorca cuenta con una oferta abundante y variada en cuanto a gastronomía se refiere. Sobre todo, tendremos ocasión de encontrar desde restaurantes baratos hasta otros muy caros y exóticos. Es decir, podremos decidir en función del poder adquisitivo del momento. Una buena aptitud es prepararnos unos bocadillos para llevar a la playa o a la cala y ya por la noche, acercarnos hasta un buen restaurante y disfrutar de una excelente cena a base de pescados y mariscos y verduras de la tierra. Los dos platos más típicos de la isla son las berenjenas rellenas y la caldereta de langosta. Otros platos regionales serían: la fabada, la paella y el cocido. Os prevengo que en los restaurantes la caldereta suele ser algo cara, dado que uno de sus ingredientes es la langosta menorquina. De todas formas, existen también restaurantes donde este plato es bastante más barato, ya que utilizan langosta congelada o caribeña, aunque en el sabor está la diferencia.

DORMIR EN MENORCA
Menorca dispone de una infraestructura turística muy completa al estar enfocada en su mayor parte al visitante. Encontraremos alojamiento tanto en hoteles como en barcos preparados para ello; incluso no resulta muy difícil encontrar un apartamento si decidimos pasar un mes en la isla.

DE COMPRAS POR MENORCA
Puede resultarnos muy divertido salir de compras o a mirar escaparates. En Menorca existen muchas fábricas de piel, de calzado y de complementos que podemos visitar. Son famosas también las avarcas menorquinas para andar por la isla. Y no debemos volver de nuestra escapada de fin de semana sin traernos como recuerdo algún queso de la tierra, licores típicos, sobrasada o las típicas ensaimadas que nos harán recordar durante un tiempo nuestra feliz estancia en Menorca.