Miramar es, sin duda, una hermosa ciudad argentina, con mucho encanto, ideal para ser visitada en familia con niños. De hecho la escultura que existe en la Plaza del Inmigrante puede dar fe de ello y de como este lugar es conocido por todos como la ciudad de los niños. Aunque, prolongando el calificativo, también se podría denominar ciudad de los jóvenes, dado el excelente ambiente que se vive en ella durante todo el año en lo que a festivales musicales y eventos espectaculares se refiere.

Una escapada de fin de semana a Miramar o unas vacaciones tranquilas durante el verano, siempre resulta un verdadero disfrute viajero. Por otro lado, según comentan todos, esta ciudad tiene un tremendo poder de adicción, haciendo que los visitantes vuelvan en gran número durante muchos años seguidos, sobre todo, aquellos que buscan armonía y paz en sus viajes. Y todo eso lo pueden encontrar con facilidad, por ejemplo, en algún spa o balneario, donde siempre se vive un ambiente saludable de relax. Todo ésto lo podemos complementar con visitas a sus bosques, playas y dunas, acompañado siempre con una buena gastronomía de la tierra.

Miramar se encuentra no muy lejos de Mar del Plata y a solo 450 kilómeteros de Buenos Aires. Ubicada en la Costa Atlántica, cuenta con una muy desarrollada infraestructura en lo que a hoteles y alojamientos varios se refiere, lo que ha contribuído a un significativo aumento del turismo que prefiere esta zona de Argentina para disfrutar del verano, pasando de 30.000 habitantes en período no vacacional hasta los 100.000 habitantes durante la época estival. Porque Miramar tiene mucho que ofrecer al visitante en cualquier época del año, si se decide a conocer sus excelencias en unas vacaciones o en cualquier escapada de fin de semana diferente.

Cómo llegar