Évora, ciudad de gran belleza situada en la región del Alentejo, cerca de Monsaraz. 
Ciudad monumental con raices que se remontan a la época romana pues fué en su origen un campamento romano en el 80 a. C. y luego fué obispado en el siglo V d. C. más tarde conquistada por los musulmanes hacia el 712 y al final conquistada por los cristianos en 1166. Alcanzó su esplendor en el siglo XV.
El Alentejo es una de las regiones más hermosas de Portugal y Évora, capital del alto Alentejo, es una de esas ciudades que no se olvidan, a través de su larga historia ha conservado las huellas de todas las culturas que la habitaron.
Actualmente tiene un patrimonio histórico impresionante.
Se encuentra a 120 kilómetros de Lisboa y merece la pena pasar unos días en ella o hacer una parada si vas camino de Lisboa o de Setúbal, entrando a Portugal por Badajoz.
Tiene una excelente gastronomía y muy buenos vinos.
Visitas.
Templo romano de Évora.
Conocido como Templo de Diana.
Catedral de Évora.
Igreja de São Francisco.
Igreja Da Nossa Senhora da Graça.
Capela dos Ossos.
Palácio de D. Manuel.
Convento dos Lóios.
Praça do Giraldo.
Termas romanas.
Palacio de los Duques de Cadaval.
Universidad de Évora.
Murallas.
Largo da Porta de Moura.
Aqueducto de agua de Prata.
Los alrededores de Évora, sobre todo al Oeste de la ciudad, constituye el paisaje megalítico más importante de la Peninsula  Ibérica.
Évora tiene una situación privilegiada de tránsito natural, en los alrededores de la ciudad, se unen las cuencas hidrográficas del Tajo, el Sado y el Guadiana, esto hizo que por aquí pasaran las redes viarias primitivas determinando el paso y el asentamiento de las comunidades mesolíticas. En los alrededores de Évora hay más de diez recintos megalíticos, casi cien menhires aislados o en pequeños grupos, cerca de ochocientas antas y cerca de cuatrocientos cincuenta poblados megalíticos.


Ver mapa más grande