catedral_palma_de_mallorca.jpg

En estos días en los que la mayor parte de las agencias de viajes y las compañías dedicadas al turismo nos están ofreciendo ofertas interesantes y vuelos baratos en viajes a cualquier lugar del mundo, creo que sería buena idea aprovechar estas oportunidades para desconectar de nuestras tareas cotidianas y preparar una escapada de fin de semana. Y como dentro de muy poco, a principios de diciembre concretamente, se acerca el Puente de la Constitución, no sería mala idea dedicarlo para conocer la isla de Mallorca, y más concretamente su ciudad más grande, Palma de Mallorca, en esta época del año en la que podemos hacer un viaje económico y más tranquilo que si lo hacemos en plena temporada veraniega, sobre todo entre los meses comprendidos entre abril y octubre, que es la temporada en que más turismo recibe la isla, atraidos por sus playas de aguas cristalinas y sus preciosas calas.
Palma de Mallorca cuenta con el puerto más grande y de más importancia de las islas Baleares, tanto para la entrada y salida de mercancías como de viajeros que llegan de todo el mundo. Los cruceros y los barcos de línea con destino a Valencia, Ibiza, Mahón, Denia y Barcelona están ubicados en dos estaciones marítimas situadas en el muelle de Peraires. En cuanto al aeropuerto, éste se encuentra situado a ocho kilómetros de la ciudad y con buenos servicios para desplazarnos a ella, ya que Palma de Mallorca cuenta con una excelente autopista (Vía Cuintura) que la rodea y por la que podemos llegar sin problemas a cualquier punto deseado.
En Palma de Mallorca se suele hablar Mallorquín, un idioma con bastante parecido al francés y al catalán. Tiene una población de más de cuatrocientos mil habitantes y limita con los términos de Santa Eugènia, Llucmajor, Banyola, Marratxí, Algaida, Puigpunyent, Valldemosa, Calvià y Esporles. Se divide en cinco distritos: Distrito Norte, Distrito Centro, Distrito Poniente y Distrito Levante.
El clima de Palma de Mallorca es mediterráneo, con inviernos suaves y veranos secos y calurosos. Tiene una temperatura media de diecisiete grados, aunque en invierno, que es nuestro caso, suele alcanzar unos seis grados por la noche, por lo que no debemos olvidar, si realizamos nuestro viaje en diciembre, como es el caso del Puente de la Constitución, de poner en nuestro equipaje prendas de abrigo, porque nos harán falta con seguridad. También, aunque en verano es muy raro que llueva, las precipitaciones suelen darse en primavera y en invierno, así que no estaría de más que incluyéramos también un paraguas plegable en la maleta, ya que las lluvias con cortas y torrenciales.

LUGARES A VISITAR:
Palma de Mallorca cuenta con innumerables posibilidades de diversión y de lugares para visitar. Tales serían los casos de el Castillo de Bellver, la Catedral de Palma, la Iglesia de Santa Eulalia, el Palacio de la Almudaina, el Castillo de San Carlos y Sa Llotja. También resultan muy pintorescos los mercadillos de fin de semana y su ambiente nocturno es bastante atrayente y con mucha marcha. Y para los más tranquilos, resulta muy relajante el Paseo Marítimo de Palma de Mallorca, donde encontraremos muy buen ambiente y disfrutaremos de la contemplación de sus yates y sus palmeras. Porque, además de su afamado ambiente veraniego, Palma de Mallorca también en invierno tiene mucho que ver.