Seguimos con Santiago de Compostela, bellisima ciudad con ese aire nostalgico que le da la suave lluvia que casi siempre la acompaña, un lugar precioso y muy interesante para darte una escapada de vacaciones maravillosas, con muchas cosas para ver y con un entorno natural esplendido que te va a permitir disfrutar de excursiones cercanas a la espectacular costa gallega.
Monumentos.
El Hospital Real.
Mandado construir por los Reyes Católicos en 1492 para acoger peregrinos y enfermos, de estilo plateresco y renacentista. Actualmente Parador de Turismo.
El Palacio de Rajoy.
Edificio neoclásico  del siglo XVIII situado frente a la Catedral, levantado en el s. XVIII.
Actualmente alberga la Presidencia de la Xunta de Galicia y el Ayuntamiento.
El Colegio de San Jerónimo.
Fundado por Alfonso III de Fonseca en el s. XV, con portada románica.
El Colegio de Fonseca.
Fundado también por Alfonso III de Fonseca, dedicado a estudios de Teología.
Su portada es renacentista con columnas jónicas, en la Sala de Grados hay un magnífico artesonado mudéjar, su patio combina diversos estilos, creando un bello espacio. Hoy alberga la Biblioteca de la Universidad y el valioso manuscrito mozárabe de Fernando I, Libro de Horas, del siglo  XI.
La Plaza de las Platerías. 
Llamada así por los comercios de plateros que hay en ella.
La portada gótica de la Catedral.
Es la única de las primitivas fachadas románicas del templo. Tiene una bella escalinata del siglo XVIII.
La Fuente de los Caballos.
Obra de J. Pernas en 1825.
La Casa del Cabildo.
De 1758, barroco gallego.
La Casa de los Canónigos o la Conga.
Palacio del año 1709, separa la plaza de las Platerías de la Plaza de Quintana.
La Plaza de la Quintana
Una gran escalinata  divide  la «Quintana de los Muertos», abajo, de la «Quintana de Vivos», arriba.
A esta plaza dá el Pórtico Real, con la popular «Berenguela» o Torre del Reloj, construida en el 1316 y reconstruida en el siglo XVII, es una bella torre barroca con la Puerta del Perdón que sólo se abre cuando la festividad del Apóstol cae en Año Santo.
El Monasterio de San Pelayo de Antealtares.
Es uno de los monasterios  más antiguos de la ciudad, fundado en el siglo XI por Alfonso II para custodiar la tumba del Apóstol cuando fué descubierta.
La Casa de la Parra.
Con adornos frutales, gárgolas y chimenea. Un edifício bellisimo.

Foto: artehistoria.jcyl.es