La República de Túnez se encuentra situada al norte de la costa mediterránea africana, entre dos grandes paises, Argelia y Libia. La Capital es Tunez tiene poco más de diez millones de habitantes, la mayoria de religion musulmana. Es un estado pequeño, con 1.300 km de preciosa costa.
Existe un gran contraste entre el sur y el norte del pais, siendo el sur semiárido y desértico, mientras
que el norte es muy fertil para la agricultura. Las principales ciudades son, Túnez, Sfax, Sousse, Kairouan, Gabes y Bizerta.
El paisaje de este pequeño país es muy variado, los acantilados de la costa, los bosques del interior, los valles de rica tierra y los altos montes del interior. La costa cuenta con muchas pequeñas islas, destacan Jerba en el sur y Kerkenah en el este. Del noroeste hacia el sudeste predominan las colinas del litoral cubiertas de verdes pinares, verdes prados de abundante yerba, huertos, viñas y olivos.
Un destino para tu escapada de vacaciones de verano con varias opciones para disfrutar de ella plenamente.
Para conocerlo mejor hay que tener en cuenta su história  marcada desde la antiguedad  por su situación geográfica privilegiada en el corazón del mediterráneo. Ha sido punto de encuentro de grandes civilizaciones. En el siglo VII antes de Cristo, fué fundada la ciudad de Cartago, que podemos considerar como el origen Tunez. Los cartagineses extendieron su cultura por el Mediterraneo, Sicilia, Iberia, etc. llegando a ser una de las civilizaciones mas florecientes de la historia.
Hacia el II siglo a.C. tuvo lugar la conquista de estas tierras por el Imperio Romano, que la llamó África. Ya en el siglo V, los Vandalos invadieron la región, y un siglo después pasó a ser del Imperio Bizantino. En el siglo VII, formó parte del Califato de Omeya y Abbasí, bajo el nombre de Ifriqiya. Después los bereberes nativos, lograron el poder. En el año 1574 Ifriqiya, pasó a formar parte del Imperio Otomano. El doce de mayo de 1881 Túnez fué declarado protectorado francés y consiguió su independencia en 1956.
Los Tunecinos, actualmente, ya sean de la ciudad, campesinos, habitantes del desierto o de las montañas están orgullosos de su identidad, mezcla de varias influencias y civilizaciones. Son conscientes de su herencia histórica y muestran  interés y respeto hacia otras culturas, suelen ser moderados, hospitalarios y tolerantes.
El árabe y el francés, son los idiomas más utilizados. 
Turismo cultural:
Basado en la riqueza de su patrimonio milenario y en su pasado peculiar.
Los museos tunecinos albergan obras maestras de gran valor.
El Museo de El Bardo.
Instalado en un palacio del siglo XIX,  alberga la mayor colección de mosaicos romanos del mundo.
Museo arqueológico de Cartago
Museo de artes y tradiciones populares.
Museo de El Jem, Coliseo romano.
Museo de Kairouan.
Artes islámicas.
Museo El Ribat de Monastir, Historia y tradiciones populares.
Museo de Dar Chraïet-Tozeur, privado, tradiciones populares.
Ocho lugares emblemáticos que se merecen ser visitados, forman parte del patrimonio de la humanidad:
Cartago, la Medina de Túnez, el Anfiteatro del Jem, Kerkouane, las Medinas de Sousse y de Kairouan, Dougga así como el parque natural de Ichkeul.