Túnez y Sidi Bou Said
Túnez y Sidi Bou Said son perfectas para un primer contacto con la cultura árabe,  gente amable y vida social al aire libre. En tu escapada a Tunez visita los lugares más interesantes de la bahia de Cartago.
Una de las grandes sorpresas de este país es su capital, Túnez, construida al borde del mar, en la bahía de Cartago, es una de las ciudades más atractivas del Mediterráneo. Su mayor tesoro es la impresionante medina que alberga  el corazón de la ciudad moderna. Representa un modelo tan perfecto y cuidado del concepto urbano árabe  que la UNESCO la declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad.
Si no vas en grupo o con un guía, es importante que lleves uno de los mapas que distribuyen las oficinas de  turismo locales. En ellos se recomiendan tres itinerarios, identificados a través de diferentes colores.
Un buen punto de referencia es la Gran Mezquita Zeitouna o del Olivo, construida hace trece siglos por Hasan Ibn Nooman,  conquistador de la Cartago bizantina. Como casi todos los edificios religiosos del país la puedes visitar por poco más de 1 € pero fuera de los horarios de culto. Desde aquí irás descubriendo algunos de los 30 o 40 zocos distintos que siguen funcionando en la medina. Los hay de babuchas, de joyas, de objetos de cobre, de telas, de especias. Uno muy curioso es el dedicado a las chechias, los gorros típicos de fieltro.
Déjate llevar por tu instinto y explora calles y callejones, te irás encontrando con palacios
convertidos en museos, preciosas casas, plazuelas…. Cuando te canses, date un respiro y sientaté en un café, nunca pagarás más de 0,60 € por consumición.
La ciudad de Túnez es la capital de la República de Túnez y sin duda una ciudad bastante europea. Está situada en el norte, muy cerca a las ruinas de Cartago.
Es la capital desde que los almohades le dieran ese título en 1159 y la dinastía de los háfsidas  lo confirmasen  en 1228.
La ciudad moderna se encuentra al cruzar la puerta de Francia, antiguamente llamada puerta del mar, por estar en la época de su construcción justo a la orilla del mar. Esta parte de la ciudad moderna, está atravesada por la gran avenida Bourguiba cuyos edificios de estilo colonial de principios de siglo XX contrastan con la arquitectura de estilo árabe de la ciudad antigua.
Que visitar:
La Medina de Túnez.
La medina de Túnez fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. La medina es el centro de la ciudad de Túnez, un sinfín de callejuelas llenas de embriagadores olores y colores, bulliciosos y activos centros de comercio y de trueque, muchísimos productos en oferta, de marroquinería, de la mejor filigrana hasta la hojalata, del gran bazar de souvenirs para el turista hasta el minúsculo taller del artesano, puedes encontrar todo lo que quieras pero intenta siempre regatear antes de comprar.