La Costa del Sol tiene un tremendo atractivo para turistas y viajeros que acuden a disfrutar de sus maravillosas playas y de su ambiente tan particular en todas las estaciones del año. Sin embargo, cuando llega el verano, La Costa del Sol cobra su mayor auge y magnetismo para propios y extraños. Porque el abanico de posibilidades que se le ofrece al turista que llega de vacaciones o en alguna de sus escapadas fin de semana es bastante variado. Por un lado, la infraestructura hotelera es bastante excelente y con solera ya de muchos años, sus playas son magníficas y dispone además de varios puntos o centros turísticos, todos dignos de ser visitados y disfrutados al menos durante unos días. Tales serían los casos de Torremolinos, Benalmádena, Nerja, Estepona, Marbellla, y, por supuesto, la propia Málaga, que tiene mucho que ofrecer al visitante en todos los sentidos.
Por otro lado, en el apartado de excursiones, la Costa del Sol dispone de varios destinos, digamos que obligados, para conocer y disfrutar de este sensacional destino turístico. Se podrían citar muchos casos; sin embargo, destacan por ejemplo entre los más populares Las Cuevas de Nerja, Ronda (que cautiva a todo el que la visita), pueblos blancos como Mijas y el glamour de Puerto Banús (sobre todo de noche) y de Marbella (con todo el encanto y la espectacularidad que lleva siempre consigo). También, no podemos olvidar a la ciudad de Málaga, con sus antiguas ruinas andalusíes que descollan encima de la ciudad y sus hermosas playas. Más al interior, una experiencia inolvidable es realizar una visita al menos por los pueblos blancos. Por ejemplo, el Valle del Genal es digno de ser visitado y a ser posible intentar disfrutar por unos días de su tranquilidad, sus hermosos paisajes y de su gente, muy amable y acogedora con el visitante.
Sin alejarnos demasiado de la Costa del Sol, también tendremos la posibilidad de realizar alguna excursión a Granada, al menos para conocer la Alhambra y Sierra Nevada, además de su buen ambiente nocturno. Otra opción añadida es la de desplazarse a Gibraltar o a Marruecos, que quedan bastante cerca y pueden resultar una experiencia bastante gratificante también.

Foto: spanishhotproperties.com