fuentejerez.jpg

Jerez podríamos considerarla entre las ciudades españolas con más caché y reconocimiento internacional, por lo que, aunque cualquier época del año sería ideal para visitarla, en este mes de septiembre no sería mala idea preparar una escapada de fin de semana a esta bella población andaluza, porque seguro que disfrutaremos con nuestra visita más de lo que esperamos.
Quizá lo que haya dado fama mundial a Jerez sea el vino, y gracias a él, a su Jerez o Sherry como lo llaman en el extranjero, el nombre de esta ciudad es conocido en cualquier pais. Pero Jerez no solo es importante por su vino, lo es además por muchas más cosas, además de ocupar la quinta posición en Andalucía en cuanto a población se refiere, lo que quiere decir que es una ciudad en contínuo crecimiento y llevan desde hace años perfeccionando su enfoque turístico hacia el exterior, lo que ha hecho que cuente en la actualidad con una infraestructura magnífica para recibir a los visitantes, tanto en alojamientos como en diversión, ocio y cultura, en un amplio abanico que cubre desde teatros y espectáculos hasta salas de exposiciones, tablaos famencos, bares de tapeo, restaurantes, discotecas, pubs, salas de fiestas, centros comerciales, circuito de velocidad y una noche animada para que el visitante se lo pase bien y se divierta a lo grande.
A Jerez se puede llegar desde cualquier punto geográfico sin ningún problema. Su emplazamiento y sus conexiones con el resto de España hacen fácil que nos desplacemos hasta allí en un tiempo breve, porque Jerez cuenta con un aeropuerto internacional de reciente construcción hasta el que pueden llegar turistas de todo el mundo. Además, su estación de ferrocarril es un punto de llegada también de gente de cualquier punto del pais. Tampoco debemos olvidar, si preferimos viajar en coche, su estupenda red de autopistas y autovías, que nos llevarán hasta Jerez con bastante rapidez también.
En cuanto a su situación geográfica, Jerez se encuentra ubicada en zona de campiña, junto al río Guadalete, en la vega del Guadalquivir, muy cerca de la sierra gaditana y de las playas atlánticas, lo que hace que se pueda disfrutar de una temperatura muy agradable durante todo el año. Solamente un detalle: Jerez tiene año 3.200 horas de sol, con una temperatura media en invierno de 11ºC y 25ºC en verano, lo que hace que tenga unos inviernos suaves y unos veranos agradables.
Jerez es una ciudad moderna, pero con una amplia raigambre. Y eso hace que convivan a la perfección lo antiguo con lo moderno. Por ejemplo, se pueden encontrar grandes superficies de centros comerciales no muy lejanos del centro histórico de la ciudad, donde reina el ambiente y la alegría, donde después de realizar las compras podemos acercarnos a cualquier bar y degustar un buen vino de la tierra acompañado de un tapeo con el que podemos quedar saciados, sin tener que recurrir más tarde a ningún restaurante.
Jerez tiene mucho que ver y disfrutar y os garantizo que en un viaje de fin de semana no tendreis ni un momento para aburriros, ya que esta ciudad ofrece al visitante suficientes opciones para llenar completamente el tiempo de los que la visitan en cualquier época del año. Jerez es sus vinos, pero también es tierra del caballo cartujano, es cuna del flamenco, del toro de lidia, centro de los aficionados al motor y, como nó, ciudad monumental declarada de interés histórico-artístico. Por todo ello, Jerez es un destino turístico muy completo y apasionante.

jerez2.jpg

En nuestros paseos por Jerez podremos visitar sus extraordinarias bodegas, su conjunto monumental que lo componen palacios, iglesias y grandes casas, sus centros temáticos y museos donde el toro, el flamenco, el caballo y el vino son sus protagonistas. Otra de las visitas obligadas es la que deberíamos realizar a su famoso Circuito de Velocidad, en el que se celebran competiciones durante todo el año, a su Zoobotánico, y también, por qué no, realizar alguna excursión a alguna de las localidades vecinas, en alguna de las rutas que se han establecido para ello: la Ruta del Toro, la Ruta Atlántica, la Ruta de los Pueblos Blancos, etc.
Ahora viene la pregunta inevitable: ¿Donde comer? Bueno, comer en Jerez, como en cualquier lugar que visitemos, está siempre en función de nuestra economía. Una opción interesante, como decíamos más arriba, es salir de tapeo y mientras degustamos el vino de la tierra saborear la gran variedad de tapas que nos ofrecen en cualquier bar. De todas formas, si somos más sibaritas y podemos permitírnoslo, no hay nada mejor que disfrutar de la alta cocina de esta tierra, bastante enraizada en los métodos tradicionales culinarios. En Jerez los pescados y los mariscos de la bahía son excelentes, los guisos tradicionales y las carnes de caza, siempre «al jerez», nos harán disfrutar de una buena comida en cualquiera de los muchos restaurantes de la ciudad.
En cuanto al ocio nocturno, Jerez cuenta con muchos lugares donde no falta la animación y el disfrute para todos los gustos. Encontraremos con facilidad bares de copas, tablaos flamencos, pubs, discotecas, salas de fiesta, bares de tapeo y excelentes restaurantes, además de la posibilidad de ir al teatro o simplemente dar un paseo por el centro de a ciudad y conocer la movida y los lugares de moda. De lo que estoy seguro es que la noche de Jerez no os defraudará en absoluto.
Para dormir, Jerez dispone de unas cuatro mil plazas hoteleras de calidad, lo que hace que pueda acoger a un número bastante elevado de visitantes sin problema. Encontraremos sin dificultad desde hoteles de cinco estrellas hasta hoteles familiares, desde alojamiento en palacios señoriales hasta villas y apartamentos de todo tipo, incluso alojamiento rurales para los amantes de la naturaleza y el aire del campo.
Así que, preparemos nuestro equipaje y acerquémonos a Jerez. Con seguridad será una buena experiencia de fin de semana.