La Pequeña Suiza, Luxemburgo. Bosques encantados

La Pequeña Suiza de Luxemburgo.
Para disfrutar de un paseo por carreteras que discurren entre paredes rocosas y bosques, anímate y te das una escapada genial en las vacaciones de Semana Santa.
Echternach
es la capital de la Pequeña Suiza, es una de las localidades más bonitas del Gran Ducado de Luxemburgo. Por su situación entre colinas, bosques y valles del rio Sûre, en la frontera con Alemania, ésta ciudad es de una gran belleza también por su arquitectura, que podemos admirar ahora gracias al esfuerzo de sus habitantes que practicamente la tuvieron que reconstruir entera después de que quedara destruida en Septiembre del 1944 en la segunda guerra mundial durante el enfrentamiento entre alemanes y americanos cuando la ofensiva de Ardenas.
Pero hicieron un buén trabajo y ahora puedes ver una ciudad con un centro histórico cuidado, rodeado de preciosas casas tradicionales.
En la Plaza del Mercado se ha conservado el antíguo Palácio de Justícia, gótico, construido en el siglo XV. A pocos metros se alza , la impresionante Abadía una ciudad dentro de otra ciudad. Este monastério fué importante en la Edad Média, tuvo un gran peso intelectual y guarda magníficos manuscritos, pero el edifício que vemos actualmente, de estilo clásico, no es el original pués fué restaurado en el siglo XVIII.
Al lado del Monastério encontrarás la imponente basílica de St-Willibrord de estilo románico, tenía cuatro torres que los nazis destruyeron voluntariamente en 1944, más tarde fueron restauradas.
Entre mayo y junio se hace en la basílica el Festival internacional de música de Echternach.
Para recorrer los bosques cercanos puedes salir de Echternach dirección a Diekirch rodeando el río Sûre, hacia Berdof y pronto te irás metiendo en los hermosos bosques de hayas, carpes, pinos, abedules y robles, por una carretera donde la mágia te va envolviendo y te deja sin palabras, a esto hay que añadir los impresionantes peñascos de formas imposibles que desafian las leyes de la naturaleza añadiendo al paisaje un elemento espectacular. Al llegar al Perekop, esta roca se alza unos 40 m por encima de la carretera.
Si te atreves puedes subir por una escalera de vértigo construida en una grieta estrecha hasta la cima de la peña, de pronto te encontrarás a la altura de las copas de los árboles disfrutando de  un maravillosa vista de bosques y caminos.
En el Perekop puedes coger el camino de Echternach a Grundhof que va junto al arroyo Aesbach.
Esta carretera está llena de extrañas rocas con sugerentes nombres, hasta que dejas atrás la localidad de Berdof; el infierno, la Isla del Diablo, el púlpito del predicador. etc
Este pueblo situado en el centro de la Pequeña Suiza tiene muchísimos senderos de los que 65 Km están señalizados.
Seguimos la carretera bajando hacia la Mullerthal. En Vogelsmuhle tomamos dirección a Beaufort conocido por sus dos castillos, uno renacentista y otro medieval, del siglo XII, curiosamente  situados uno al lado del otro, al salir de una curva tendrás esta imagen de las ruinas verdaderamente romántica.
Si continuas por la carretera hácia la Mullerthal, el valle de los Molineros, encontrarás unas praderas verdes con un pequeño rio donde se forman algunas preciosas cascadas y aquí acabamos el paseo para regresar a Echternach pasando por Consdorf y Scheidgen. Que lo disfrutes.

Interesante  Consejos para conseguir ofertas de hoteles económicos en Europa - Parte 1
Haz tu comentario en relación con La Pequeña Suiza, Luxemburgo. Bosques encantados y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con La Pequeña Suiza, Luxemburgo. Bosques encantados o con Escapadas fin de semana hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado La Pequeña Suiza, Luxemburgo. Bosques encantados? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: