Rupit y Pruit, paisaje de postal en el corazón de Cataluña (I)

En medio de las cimas agrestes de Collsacabra y entre los riscos de Aiats i la Garrotxa, a 845 m de altitud encontramos la pintoresca población de Rupit. Situada a menos de 100 km de Barcelona, a resguardo de la peña rocosa donde se asientan los restos de un castillo, aquí podemos encontrar un reducto del paisaje urbano de la Edad Media en pleno siglo XXI. Calles empedradas, casas rústicas de los siglos XVI y XVII, el particular puente colgante de madera o la iglesia barroca de Sant Miquel. A pocos kilómetros, un conjunto diseminado de masias, conocido por el nombre de Pruit y que forma parte del mismo municipio desde 1977, evoca los tiempos en que la riqueza estaba íntimamente ligada con la tierra.

El Castillo, construido alrededor del año 1000, formaba parte, según los primeros documentos en que aparece, de la casa de Cardona, aunque es probable que, dada la situación estratégica del lugar, se alzase a su vez sobre alguna construcción de época visigótica. El puente colgante, aunque fuese construido en 1945, aporta si cabe más encanto a la población y salva, de paso, el desfiladero abierto por el río que rodea la población, constituyendo una de sus más visitadas y reproducidas atracciones para el visitante

Los dinteles de las antiguas casas dan testimonio de la importancia comercial y artesanal de Rupit en la antigüedad. La herrería, por ejemplo, posee un portal dovelado que por su singularidad arquitectónica ha merecido ser reproducido en el Poble Espanyol de Barcelona. De la casa del boticario (actualmente Cal Mestre) nos queda un dintel con una inscripción en latín que reza: Dios, de la tierra creó los medicamentos, y el hombre prudente no los despreciará. La calle Fossar, cuyo nombre proviene del antiguo cementerio que en ella se ubicaba, y que termina en la Plaza de Cavallers, nos ofrece un compendio de las características de un pueblo medieval, con cruces, escaleras, ventanas, barandillas, balcones, porches de gran interés.

La iglesia de Sant Miquel es barroca, con elementos neoclásicos, y en forma de cruz latina. El retablo mayor es obra de los hermanos Cuesta (1633) y está dedicado a Sant Esteve, patrón de la ciudad de Olot, lugar donde se veneró hasta el año 1828, año que fue comprado por la parroquia de Rupit donde fue instalado en 1830.

Interesante  Playas de Cádiz y de su hermosa bahía

Foto: Guillermo Pérez
Para más información: Ayuntamiento de Rupit y Pruit

Haz tu comentario en relación con Rupit y Pruit, paisaje de postal en el corazón de Cataluña (I) y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con Rupit y Pruit, paisaje de postal en el corazón de Cataluña (I) o con Escapadas fin de semana hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado Rupit y Pruit, paisaje de postal en el corazón de Cataluña (I)? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: