Sicilia (y IX) – Parques naturales e islas

La creación en 1980 de la Reserva Natural dello Zingaro, la primera de Sicilia, dio comienzo a una serie de decretos que, en los últimos años, han delineado el mapa de las áreas protegidas de la isla. La mencionada reserva engloba un trecho de costa de siete km totalmente vírgenes, importantísimo por la presencia de plantas raras y endémicas, 39 especies de aves, especialmente rapaces como el halcón peregrino, así como por la gruta de Uzzo, lugar de unos de los primeros asentamientos prehistóricos. Sólo se puede recorrer a pie.

El volcán más grande de Europa, el Etna, se eleva 3.323 m. con una circunferencia de unos 250 km. El paisaje vegetal se caracteriza por tres niveles según la altitud. El primero, de la costa a los 1.500 m, aloja vegetación típicamente mediterránea; entre 1.500 y 2.000 m, bosques de hayas y abedules; en el tercer nivel, vastas extensiones de ceniza y lapilli, colonizados por pequeñas y osadas plantas silvestres. El parque de Le Madonie incluye las más altas cumbres de Sicilia, exceptuando naturalmente la del Etna, y da cobijo al 50% de las especies vegetales de la isla, incluyendo reliquias endémicas como el Abies nebrodensis. La cadena montañosa de los Nebrodi, se extiende a lo largo de 70 km paralelos a la costa septentrional, caracterizándose por la asimetría en las distintas vertientes, la riquísima vegetación y las zonas húmedas.

Las Islas
Las siete islas Eolias se despliegan en forma de abanico al noreste de Sicilia: Vulcano aparece como una reliquia de la prehistoria, perennemente humeante, cuyo cráter se puede alcanzar sin mucho esfuerzo. Lipari cuenta con uno de los museos más interesantes del Mediterráneo, dedicado a la arqueología, pero también destaca por los balcones floridos de sus encantadores pueblos marineros. Salina, Filicudi, Alicudi, Panarea y Stromboli completan este fascinante archipiélago volcánico. Las Pelagias (Lampedusa y Linosa) están situadas a 200 km de la costa más meridional. En la primera, llana y de vegetación escasa, vale la pena visitar la isla dei Conigli, islote declarado reserva natural y donde desovan tortugas marinas de la especie Caretta caretta. La segunda, en cambio, es montañosa y volcánica, con fértiles llanuras situadas alrededor de tres cráteres.

Pantelleria, situada más cerca de África que de Sicilia, es un verdadero paraíso natural. Desde su cima, en días claros se pueden divisar ambos continentes, y conserva trazas, en forma de fuentes termales, de su antigua e intensa actividad volcánica, así como preciosas grutas, calas y algunas construcciones megalíticas. Las Egadi (Favignana, Levanzo y Marettimo), situadas frente a la costa occidental son quizás las menos turísticas entre todos los archipiélagos sicilianos, pero por ello, probablemente más atractivas para quien huye del turismo de masas. Dedicadas desde tiempo inmemorial a la pesca del atún, esconden preciosos pueblos, aldeas y cuevas naturales. Finalmente, Ustica, a 57 km al norte de Palermo, tiene como principales atractivos sus playas, la fortaleza sobre Capo Falconara y sus grutas.

Interesante  Verona, Italia. Ciudad romántica. 1º

Fotos: Turismo de Sicilia
Para más información: Web de turismo de Sicilia

Haz tu comentario en relación con Sicilia (y IX) – Parques naturales e islas y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con Sicilia (y IX) – Parques naturales e islas o con Escapadas fin de semana hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado Sicilia (y IX) – Parques naturales e islas? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: