Toledo, redescubrir la historia castellana

En el centro del país, Toledo se alza como unas de las ciudades más bellas que existen. Su legado es enorme y nos transmite leyendas a través de sus edificios. Ciudad medieval donde las haya es reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, por conservar una arquitectura inigualable, rica en estilos.

Un gran conjunto de iglesias, conventos, murallas, mezquitas, palacios… nos dice mucho de los pueblos árabes, hebreos y cristianos que lo han habitado y han dejado un singular huella. La vieja Toledo ofrece visitas a las rutas de Don Quijote, rutas temáticas y recorridos siempre a pie para contemplar los bellos parajes.

Hay una ruta especial que te descubre la otra cara de Toledo. Quizás la más desconocida. En esta nos vamos a centrar para ver otros lugares menos turísticos. Partimos de los Baños de Tenerías, yacimientos arqueológicos islámicos realizadas con fábrica de ladrillo, con restos de cómo vivía este pueblo.

No es un descubrimiento si decimos que está llena de conventos. Destacamos el de Santa Isabel, donde se halla un hermoso patio restaurado decorado al más puro estilo heráldico y conservando piedras, arcos y otros motivos de los siglos XIV. Hallamos un palacio, donde su interior se nutre de habitaciones, yeserías y arquitectura mudéjar toledana, muy característica.

El pueblo árabe deja la imprenta en muchos edificios. Así uno de los lugares de esta ruta diferente es pasar por la mezquita de El Salvador. No defrauda tampoco la Torre de San Andrés, de estilo puto castellano. Podemos llegar subir a ella a través de la nave septentrional de la iglesia, mediante de una escalera cimentada a partir de bóvedas de aproximación de ladrillo. Desde ahí vemos la bonita ciudad a nuestros pies. Es una experiencia más que no podemos pasar por alto.

Baños, torres, museos… y cuevas. El solar que alberga las llamadas Cuevas de Hércules tiene una rica historia arquitectónica. Por ella han pasado los romanos que dejaron un depóstio de agua, los visigodos, que construyeron un templo y, posteriormente, se edificó una iglesia que fue derruida en el siglo XIX.

Salones islámicos, sótanos y el pozo de El Salvador, bóvedas romanas del Nuncio Viejo, convento de los Concepcionistas y un sinfín de torres completan el recorrido por esta ruta algo distinta, pero que siempre nos aporta algo nuevo.

Interesante  Ojo Guareña, Burgos. La belleza interior
Haz tu comentario en relación con Toledo, redescubrir la historia castellana y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con Toledo, redescubrir la historia castellana o con Escapadas fin de semana hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado Toledo, redescubrir la historia castellana? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: