Toscana, una región con encanto (VI) – Siena

La ciudad de Siena fue la primera en Europa que cerró su centro al tráfico, en 1966, algo que indica claramente la apuesta por la calidad de vida y la cultura de este municipio, en que cada piedra ha permanecido inmutable a lo largo de los siglos, donde se respira una atmósfera que no podemos encontrar en otros lugares porque sus habitantes han conservado vivas las tradiciones de sus antepasados, como la fiesta del Palio, renovándolas cada año con idéntica fuerza y entusiasmo.

Siena, de origen etrusco, fue colonia romana con el nombre de Sena Julia. Su máximo esplendor lo tuvo en la Edad Media, primero sometida a los Longobardos y más tarde bajo el dominio Carolingio. Después de un largo periodo de dominio episcopal (s. IX al XI), se convirti en ciudad autónoma en 1147, adoptando una política expansionista ante los territorios vecinos. El enfrentamiento con Florencia duró hasta 1555 cuando, tras un largo asedio, fue conquistada, perdiendo la autonomia para formar parte del Gran Ducado de Toscana hasta la unificación italiana en 1861.

El corazón de Siena se encuentra en Piazza del Campo, lugar de encuentro de los ciudadanos y, probablemente, uno de los mejores escaparates turísticos posibles en el mundo. Para llegar a ella, descendiendo por Via Sant’Agata, basta atravesar el Arco de San Giuseppe, resto de la puerta de las antiguas murallas. Después se recorre la pendiente que caracteriza el primer tramos de Via G. Duprè y se prosigue hasta Piazza del Campo.

Justo aquí surge el Palazzo Pubblico, uno de los más importantes edificios civiles de estilo gótico y donde ha estado la sede de los sucesivos gobiernos de la ciudad desde finales del s. XIII. En aquellos tiempos, se estableció una forma de administración, los Nove (nueve), en que sus miembros no podían abandonar el palacio durante los seis meses que permanecían en el cargo, así que hicieron construir un balcon dirigido hacia la Piazza del Mercato (la Loggia dei Nove) para «tomar el aire».

En el interior, encontramos actualmente el Museo Cívico, que conserva obras maestras como la Maestà y el Guidoriccio da Fogliano de Simone Martini, el Buen y el Mal Gobierno, de Ambrogio Lorenzetti. Un espectáculo también interesante representa para el visitante subir los 400 escalones de la Torre del Mangia. Desde allí, la vista abarca la ciudad entera, sus torres, sus puertas, callejuelas y casas de ladrillo rojo.

Interesante  Malaga la Bella, ideal para una salida de fin de semana

La Catedral es uno de los monumentos más importantes de la ciudad de Siena, contando con un espacio de carácter museístico ya desde 1492, la Librería Piccolomini, por iniciativa del Cardenal Francesco Piccolomini Todeschini para custodiar el patrimonio bibliográfico del Papa Pío II, y decorada con los frescos de Pinturicchio (s. XVI) que ilustran la vida del pontífice.

Desde hace unos años la catedral al completo es también museo. La entrada, de pago, se realiza a través de la puerta izquierda de la fachada y permite visitar el bellísimo interior del gran complejo arquitectónico, con la diversas obras de arte que aloja: las tarsias de mármol del pavimento, el púlpito de Nicola Pisano, la estatua de San Juan Bautista de Donatello, el monumento Piccolomini, con esculturas del joven Miguel Ángel o la capilla Chigi de Bernini.

Fotos: Guillermo Pérez
Para más información: Turismo de Siena

Haz tu comentario en relación con Toscana, una región con encanto (VI) – Siena y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con Toscana, una región con encanto (VI) – Siena o con Escapadas fin de semana hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado Toscana, una región con encanto (VI) – Siena? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: