Las Cataratas del Niágara entre Ontário y Nueva York. El lado Canadiense tiene las mejores vistas de las Cataratas del Niágara, pero están mucho más comercializadas y orientadas al turismo. En el lado Canadiense, los lugares para observar las cascadas tienen hermosos parques con jardines, las colinas estan llenas de hoteles, casinos y atracciones para el turismo, de restaurantes, salas de juego, clubs nocturnos, en fin, tiendas de regalos, negocios de todo tipo.
Ontario está enfocado para ofrecer al visitante muchas cosas que hacer y que ver.
Un maravilloso viaje para las vacaciones de Semana Santa, una escapada llena de sensaciones fuertes.
El punto fronterizo más importante entre las cataratas de estas dos ciudades es el Rainbow Bridge o Puente Arco Iris, que se situa en la garganta del Río Niágara, a muy poca distancia de las cataratas, pero en el que se forman largas colas, sobre todo en verano, los fines de semana.
También se puede cruzar el Rio Niágara, en Búfalo, Nueva York, por el Puente de la Paz, a 25 millas de las cataratas o puedes seguir la ruta Río Niágara y disfrutar de bellisimos paisajes. Otra alternativa es cruzar el río y entrar a Canadá por el puente Queenston-Lewiston, a unas 5 millas al norte de las cataratas, y hacer el recorrido, espectacular e inolvidable de la ruta  «Río Niágara», siguiendo el Río hasta llegar a las cataratas.
Las Cataratas del Niágara son espectaculares, no hay palabras para describir lo que se siente ante la grandeza de esta maravillosa catarata.                                                                                                Hay una explanada de rocas junto a las cataratas que sirve como plataforma para admirar desde ella las impresionantes vistas de la Cascada de la Herradura, Horseshoe, y de las otras cascadas menores.
Sobre este saliente rocoso de cientos de metros de ancho y un kilómetro de largo se ha hecho un hermoso espacio natural, el Parque Victoria.
Te aconsejo que descubras las Cataratas a pié y disfutar del maravilloso espectáculo de los arco iris entre esa nube de agua. Por la mañana temprano, es una visión mágica y por la noche, con las luces de colores, es genial.
También puedes hacer el recorrido en pequeños autobuses que te acercarán a los puntos de observación.
No te pierdas la zona de Clifton Hill, tiene de todo, restaurantes, hoteles para todos los gustos y précios, tiendas, clubs nocturnos, cafés, bares donde escuchar música en directo, clubs de comédia, casinos, muchas atracciones, sobre todo la famosa Rueda del Cielo del Niágara, a 175 piés de altura sobre la ciudad, quedarás impresionado por las vistas que te ofrece de la Herradura y de las cataratas del lado americano.
La torre Skylon de 775 pies de altura, 236 metros, sobre una pequeña colina mirando al Parque Victoria y a las cataratas, tiene un balcón mirador y un restaurante giratório co unas vistas preciosas.
Desde el Lodge Table Rock, cerca de la Cascada de la Herradura,se puede bajar unos 50 metros y pasar por un túnel que atraviesa la roca hasta un pequeño balcón casi en la base de las cataratas.
Es parecida a  la Caverna de los Vientos, del lado americano aunque no tan espectacular. Podrás sentir la fuerza del água.
Otra excursión es la de La Dama de la Llovizna, un paseo en bote que sale de un puerto rocoso a pocos metros de las cataratas, un funicular te llevará hasta el puerto. Tanto del lado canadiense como del americano, salen estos botes donde podrás navegar y acercarte lo más posible a la gran Herradura en médio del rugir del água, de la fuerza del viento y del água.
La Aventura de la Gran Garganta es un recorrido en ascensor hasta la base del Gran Cañón.
Los Jardines Botánicos
co sus mariposas de todos los lugares y espécies distintas.
Puedes comprar un pase por 30 dólares para visitar y disfrutar de las Cataratas y de numerosas atracciones.
Una visita pintoresca es seguir el rio Niágara desde las cataratas hasta el pequeño pueblo de Niágara, en el lago Ontário.
Este pueblo de la época victoriana tiene mucho encanto, a 15 millas al norte de las cataratas, restaurado y enfocado al turismo de alto nivel, con selectos hoteles, restaurantes, negócios de todo tipo y viñedos.
En los alrededores de las cataratas encontrarás hoteles de todo tipo, los más cercanos, con buenas vistas sobre el rio y la Gran Herradura, son más caros y los que están un poco más alejados son de precio moderado, también hay hostales, hácia el norte, que ofrecen cama y desayuno a buén précio.
Es un viaje maravilloso, ya lo verás.