Transilvania es una región del centro de Rumanía, junto a los montes Cárpatos. Conocida sobre todo por ser cuna de Drácula, el conde de la novela de Bram Stoker.
El relieve es montañoso, con espesos bosques y misteriosos castillos.
Transilvania es una región llena de historia y leyendas. Separa oriente y occidente, la habitaban los eslavos antes de que la conquistara el imperio romano, después fué de Austria, Hungría y por último de Rumanía.  Un viaje espectacular,  un lugar precioso para una escapada especial, para pasar las vacaciones de Semana Santa.
Su capital es Cluj, situada en la cima de una meseta, desde ella puedes iniciar una ruta por los increibles castillos y  conocer sus leyendas. Son muy interesantes el castillo de Bram y el lago de Rosu.
El Castillo de Bran, es uno de los mas visitados de Transilvania porque en el vivió el hijo de
Vlad Cracul, cuenta la leyenda que murio a finales del siglo XV combatiendo con 200 de sus soldados contra un ejército  turco. Su apodo, “el empalador” viene de como torturaba a sus enemigos.
El castillo de Bran se encuentra en Sighisoara, y cuando pasees por allí sentirás viva la leyenda gracias a la magnífica conservación de los alrededores del castillo donde aún se ven las calles tal como eran.
Transilvania es la más romántica región de Rumanía. Las montañas se alzan por encima de los valles, los bosques y los ríos trasparentes.
Lugares interesantes:
Estaciones para practicar deportes de invierno.
Senderos por la montaña.
El Parque Nacional Retezat.
Ciudades medievales fascinantes.
Museos de arte.
En Transilvania puedes pasar unas vacaciones de Semana Santa muy especiales.
Brasov y Sibiu, son dos ciudades que hay que visitar, situadas a pié de los Cárpatos.
La gente de las montañas guardan las tradiciones populares.
Brasov es una preciosa ciudad medieval muy pintoresca que se encuentra cerca del monte Postavaru y con una buena oferta hotelera. Tienes que ver sus monumentos y sus edifícios de estilo saxón antiguo.
La Iglesia Negra, monumento del siglo XIV.
Las ruinas de la fortaleza.
El antiguo ayuntamiento del siglo XVIII.
La estación de Sinaia, antigua residencia real de verano.
El castillo de Peles en Sinaia, en la falda de la montaña, construido para el rey Carol I en 1883, la estancia aquí es agradable en verano y en invierno gracias al entorno, al impresionante paisaje de montaña.
Sibiu es también una bella ciudad construida por los saxos, con sus típicas casas de colores, desde ella puedes hacer excursiones a bonitas aldeas como Sibiel, donde encontrarás un museo de los iconos.
Más allá, cerca de Deva, podrás ver el Castillo Hunyadi, reconstruido en estilo gótico.
Sighisoara, una de las más bellas ciudades medievales de Europa. 
La gastronomía de Transilvania, es una cocina sabrosa con platos tradicionales como el caldo transilvano que se aliña con crema y se come con cuchara de madera de álamo, según la costumbre de los hombres del campo.
Además hay que destacar también la famosa col a la cluj y el guisado a la haiduc, a base de col y nabos, rellenos de carne, arroz y pimienta.
Una visita a Transilvánia, inolvidable por sus bellisimos paisajes y sus misteriososs castillos.