Sicilia (VI) – Messina, Taormina y Tindari

Son muchas las leyendas y mitos asociados a la ciudad de Messina desde su mismo origen, que según se cuenta, se debe al dios Saturno, en los mismos tiempos en que Neptuno decidió separar la isla de Sicilia del continente con un golpe de tridente. La arqueología, sin embargo, nos cuenta una historia diferente, que empieza con asentamientos sículos y fenicios, y se consolida con la presencia helénica. En el trecho que va desde el estrecho de Messina hasta Siracusa empezó precisamente la colonización griega en el s. VIII a.C. De importancia estratégica obvia, pues se trata de la puerta de entrada a la mayor isla mediterránea, ha sufrido el acoso y dominio de infinidad de culturas a lo largo de los siglos, llegando a su máximo esplendor al fin del Imperio Romano de Occidente, periodo que se repetiría más tarde en época medieval y que terminaría con la época de dominio español.

La peste, los bombardeos borbónicos, el terremoto que en 1908 destruyó el 90% de los edificios y finalmente los bombardeos aliados de 1943, han borrado gran parte de las señales de un fastuoso pasado, pero sus habitantes se han encargado de conservar, en la medida de lo posible, y reconstruir los monumentos más importantes. Entre ellos, destacan la iglesia de Santa Maria d’Alemanna, la iglesia dei Catalani, el Duomo y su campanario de 65 m, que aloja el mayor reloj astronómico del mundo, la Fonte di Orione y la Fontana del Nettuno.

La también antiquísima ciudad de Taormina, muchas veces destruida y reconstruida, pasando por sucesivas épocas de esplendor y decadencia, encontró su fortuna en el s. XIX, cuando Goethe cantó sus bellezas por toda Europa, y se convirtió en destino principal de los viajeros de ese siglo. Actualmente, el flujo de turistas continúa y se la considera capital del turismo siciliano. El principal monumento de la ciudad es el Teatro Antico, por su propio valor artístico y por su privilegiada situación como mirador de la ciudad. De construcción griega, fue rehabilitado por los romanos y actualmente aloja actuaciones musicales y teatrales en verano. A los romanos se debe también el Odeon, detrás de la iglesia de Santa Caterina, el bouleuterion y la Naumachia, uno de los mayores monumentos romanos de Sicilia. Destacan también el Palazzo Corvaja y el Duomo.

Interesante  Puente de la Constitución en Palma de Mallorca

En la ciudad de Tindari, llaman la atención el Teatro (s. IV), la Basilica, las Termas (s. II), las casas romanas y los grandes trechos de muralla, entre lo más grandiosos y bien conservados de la isla. El Santuario de la Madonna de Tindari, surge en el lugar de la antigua Àgora, en la cima del cabo Tindari. Es meta de peregrinajes gracias a la efigie de la Madonna Nera, obra bizantina considerada milagrosa. Esta población posee uno de los paisajes más bellos, con vistas de la laguna de Olivieri, hoy reserva natural e importante lugar de paso de aves migratorias.

Fotos: Turismo de Sicilia
Para más información: Web de turismo de Sicilia

Haz tu comentario en relación con Sicilia (VI) – Messina, Taormina y Tindari y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con Sicilia (VI) – Messina, Taormina y Tindari o con Escapadas fin de semana hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado Sicilia (VI) – Messina, Taormina y Tindari? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: