malaga-escapadas-verano

Cuando elegimos un destino turístico, una de las preguntas que solemos hacernos antes de iniciar el viaje es cómo podemos distribuir nuestro tiempo de vacaciones o escapada para que nos permita divertirnos, relajarnos y además conocer el ambiente de la zona o ciudad donde nos alojaremos. Por ello, previamente al día de salida es conveniente reunir información e imprimirla, igual que si de una guía de viajes se tratara, para llevarla consigo y consultar dudas.

En el caso de Málaga podemos hacer muchos planes diversos y todos igual de atractivos tanto de la ciudad propiamente dicha como de sus hermosos pueblos que forman la provincia.

Pasear
Un paseo que nos encantará empezaría por la Alameda que une el casco antiguo con la parte más moderna de la ciudad. Nos encontraremos con la famosa calle Larios y el Pasaje de Chinitas, un lugar de corte artesanal plagado de tiendas en las que se sigue manteniendo los oficios tradicionales, como sería el caso de zapateros, telares, afiladores, etc. Continuaremos por la calle Granada, lugar ideal para parar un poco a descansar y tomar una copa con unas buenas tapas. Desde allí nos dirigiremos hasta la Plaza de la Merced. Pasaremos junto al Teatro Romano y podremos observar el Castillo de Gibralfaro y la Alcazaba. El atardecer es un buen momento para subir a Gibralfaro y desde el Parador disfrutar de las impresionantes vistas nocturnas de la ciudad. Durante los siguientes días de estancia podremos visitar el Museo Picasso, el Museo de Arte Contemporáneo, la Catedral (conocida como la Manquita) o muchos de los monumentos diversos que encontraremos con facilidad.

Comer y beber
Málaga puede presumir de contar con una rica y variada gastronomía, que abarca a los pueblos de la provincia, y además a buenos precios. En sus platos predominan las variedades del mar y los productos del campo y de la sierra. Del mar destacan los boquerones, los espetos de sardina, calamares, almejas salteadas, coquinas, ajoblanco, conchas finas, gambas, calamares, salmonetes, jureles, pulpitos, chanquetes, etc. De la tierra encontramos las habas de Ronda, los espárragos trigueros, además del excelente rabo de toro, en cuanto a carnes se refiere. Además de en Málaga capital, en toda la Serranía de Ronda y Cómpeta se come y se bebe muy bien. Dentro de la ciudad existen muchísimos locales que pueden presumir de buena cocina. Algunos de ellos son los siguientes:
-Calle Granada. Ya hablamos antes de su buen ambiente y sus bares de tapas.
-Restaurante Pepa y Pepe. Un lugar en el centro de Málaga muy conocido por su enorme variedad de tapas y sus exquisitas raciones a buen precio.
-Plaza de Uncibay. Allí encontraremos el Restaurante Sacacorchos y algunos bares de tapas.
-Restaurante El Tintero. En este restaurante existe la costumbre de pedir la comida por subasta. Muy curioso.
-El Pimpi, Bar Quitapenas y El Garrafa. Locales tradicionales en la ciudad donde se puede disfrutar de vinos excelentes.

Alojarse
Las posibilidades de alojamiento son muchas y diversas, debido a la excelente infraestructura hotelera de la ciudad. Encontraremos infinidad de hoteles, hostales y albergues en muchos puntos de Málaga. Algunos de ellos son los siguientes:
-Hoteles: Hay muchos y con precios adaptados a cualquier bolsillo. Destacan por su encanto AC Palacio y NH Málaga.
-Hostales: Hostal Larios y Hostal Domus.
-Pensiones: Pensión La Hispanidad.
-Paradores: Gibralfaro.
-Albergues: Alberque Juvenil.

Tampoco hay que olvidar lo especial de las noches en Málaga. Su abundante turismo durante todo el año junto con su clima hacen de esta ciudad un lugar ideal para disfrutar de noches muy especiales en cualquier modalidad que se elija. Una buena forma de acabar cada día es ponerle un poco de marcha nocturna en algunas de las salas o discotecas con que cuenta la ciudad, o bien tomar unas copas en algunos de los pub que nos ofrecerán un ambiente más relajado.

Foto: http://pixabay.com/es/users/JESHOOTS/