Lugares de interés.
Porto do Son.
Tradicional y marinero, con bellos arenales
, situado en la parte sur de la Ría de Muros-Noia, 25 kilómetros de costa salpicados de playas. No dejes de visitarlo en esta escapada de vacaciones de verano en las Rias Baixas.
Se cree que la Vía Per Loca Marítima construida por los romanos pasaba por este município y hay indícios de un puerto romano en Portosín. Aquí, como en toda  la costa gallega, los piratas normandos asaltaban la zona durante la Edad Media.
A finales del 1800, se instalaron fábricas de salazón, esto contribuyó un mayor desarrollo en la zona que siempre había  estado basada en la pesca y en la agricultura, actualmente también en el turismo.
Puedes dar un paseo por sus pintorescas calles con una bella arquitectura popular. Su
flota de bajura trae al puerto todos los días los mejores pescados y mariscos de la ría y puedes darte el placer comprarlos en la lonja. Muy cerca del centro de la villa se encuentra la playa de Fonforrón, bien protegida de los vientos y bién cuidada, muy frecuentada por los  turistas.
Portosín.
Con un importante puerto deportivo, uno de los mejores de las Rías Bajas, muchos yates lo escogen por sus excelentes condiciones para la navegación a vela.
Excursiones.
Entre los municipios de Outes y Noia tiene su desembocadura el río Tambre que junto con el río Tines  forma el Espacio Natural del Estuario del Tambre.
Serra de Bardanza.
Muy cerca de la costa, se extiende paralela a ella con excelentes miradores naturales sobre las rías de Muros- Noia y Arousa.
Lousame.
Situada en el interior, con picos que alcanzan los 679 metros en A Muralla, allí nace el río Beluso y el Traba.
El río San Xusto.
Un poco más al norte, origina preciosas cascadas mientras corre hacia la ría de Noia.
El Castro de Baroña.
Cerca de Porto do Son, por su situacion costera es uno de los Castros más bellos de Galícia, con sus antíguos muros de piedra que se confunden en el paisaje.
Descubierto en 1933 y declarado Patrimonio Artístico Nacional, es uno de los ejemplos más importantes hallados en Galicia.
Situado en una pequeña península rocosa, separada de la tierra por un itsmo de arena donde se ven
las primeras murallas defensivas y otra triple muralla antes de acceder al recinto. Otra zona del castro se encuentra defendida por un gran acantilado rocoso. Las viviendas son de tipo circular, sin puertas ni ventanas.
Este castro fue romanizado en el siglo I a.c. aunque permaneció habitado tal vez hasta la época de los suevos.
El Centro de Interpretación del Castro de Baroña se encuentra en un edificio del siglo XIX en la villa de Porto do Son. Aquí puedes ver como vivian los habitantes de este castro hace dos mil años.
Monte Louro.
Próximo a Muros, con sus formas geométricas esculpidas en las laderas, perfecto para hacer senderismo y a sus pies, puedes admirar una de las lagunas costeras más increibles de Galicia.

Foto: wikipedia.org