Toscana, una región con encanto (V) – La Catedral de Florencia

Todo un capítulo a parte merece, en esta serie de entradas dedicadas a la Toscana, la Catedral de Santa Maria del Fiore en Florencia, una verdadera joya arquitectónica que brilla con luz propia en cualquier recorrido por la capital de esta región italiana.

Con una arquitectura típica del gótico italiano, el «Duomo» se debe al proyecto inicial de Arnolfo di Cambio (1245-1302), que intervino sobre el edificio eclesiástico preexistente ampliando de manera considerable la medida de sus estructuras. Acabado en 1367, fue revestido con mármoles de colores a imagen y semejanza del antiguo Baptisterio (una mezcla de estilos románico y paleocristiano), salvo la fachada, que permaneción inconclusa hasta el siglo XIX.

Quedaba por construir la cúpula, de la que en 1421 sólo se había realizado la base poligonal, y fue Filippo Brunelleschi (1377-1446), el encargado finalmente del proyecto definitivo y a quien se debe la extraordinaria técnica con la que se erigió la enorme estructura, concluida en 1436.

En el exerior, además de la zona de los ábsides, particularmente articulada, hay que destacar la bella puerta «della Mandorla» (de la Almendra), así llamada por la gran aureola que circunda la figura de la Asunta, realizada entre otros por Nanni di Banco (1380/90-1421).

En el interior se encuentran algunas obra de arte remarcables: sobre la pared izquierda, dos frescos que representan los monumentos a caballo de los caudillos Giovanni Acuto y Niccolò da Tolentino, realizados respectivamente por Paolo Ucello en 1436 y Andrea del Castagno en 1456. Al primero se debe también el fresco del reloj sobre la fachada interior, con cuatro robustas cabezas de santos.

Entre las obras escultóricas realizadas para la Catedral -muchas de las cuales se conservan ahora en el Museo de la Obra del Duomo– se pueden observar todavía las Lunetas de Luca della Robbia sobre las puertas de la sacristía. En el Museo se encuentra en cambio la gran Piedad de Miguel Ángel (1553). No hay que olvidar las espléndidas vidrieras, que datan de entre 1434 y 1455, sobre diseño de artistas de la talla de Donatello, Andrea del Castagno y Paolo Uccello.

Los frescos del interior de la cúpula, restaurada recientemente, fueron realizados entre 1572 y 1579 por Giorgio Vasari y Federico Zuccari, representando el Juicio Universal. Tan característico del panorama de Florencia como la citada cúpula es el campanario, conocido en todo el mundo como «Campanile di Giotto». Este pintor y arquitecto fue de hecho quien lo proyectó, aunque a su muerte (1337) solo la parte inferior estaba completa. Los trabajos prosiguieron bajo la dirección de Andrea Pisano y Francesco Talenti, quien llevó a término la obra.

Interesante  El aeropuerto de Alicante ya dispone de internet wi-fi

Fotos: Guillermo Pérez
Para más información: Turismo de Florencia

Haz tu comentario en relación con Toscana, una región con encanto (V) – La Catedral de Florencia y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación con Toscana, una región con encanto (V) – La Catedral de Florencia o con Escapadas fin de semana hazlo aquí. Gracias.
¿Te ha gustado Toscana, una región con encanto (V) – La Catedral de Florencia? Pues díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:
Compártelo: